martes, 25 de agosto de 2009

SEXO Y MUERTE

Se recuerda a esas mujeres que se suicidaron jóvenes, que se rescatan de un baúl cada cierto tiempo en los suplementos dominicales. Yo no. El vacío no me apetece. Ni los nudos, ni las bañeras rojas. Voy a vivir aunque deteste el olor a naftalina.
En la cama, la muerte es pequeña; es enorme en las palabras. Son árboles. Miran hacia arriba o apuntan hacia el suelo.

2 comentarios:

Publicar un comentario

 
 
Copyright © carmensoriano
Blogger Theme by BloggerThemes Design by Diovo.com